Oscar Wilde afirmó una vez que “Los placeres sencillos son el último refugio de los hombres complicados”, prediciendo una de las tendencias actuales de la época. Las estancias en hoteles lujosos siguen siendo notorias, pero no son el único deseo de los turistas, pues se han popularizado los viajes gastronómicos con objetivos, como conocer la comida típica Tenerife.

Existen varios destinos dependiendo del tipo de comida que se quiere degustar. No obstante, es innegable que, dentro de ellos, España (y Europa en sí misma) destaca al ser una opción increíble por la cantidad de culturas que convergen en sus platos.

Y dentro de este mismo país, las Islas Canarias ofrecen una variedad por la disponibilidad de productos marítimos y terrestres. Los diferentes tipos de peces, ganados, verduras, hortalizas, viñedos y quesos son protagonistas de diversas estrategias que coinciden en recetas únicas reconocidas mundialmente.

Un vistazo a Tenerife: ¿qué debe probar?

La compleja estructura turística de esta isla y su clima subtropical permiten disfrutar de variopintas actividades. Recorrer sus parques nacionales, bañarse en sus playas o recorrer sus pueblos y ciudades son solo algunas de ellas, pero conocer sus platos típicos es una parte imprescindible de todo viaje.

Las papas arrugadas con mojo (una especie de salsa picante realizada con pimientos), el gofio en cualquiera de sus presentaciones, el conejo en salmorejo o el queso asado son algunas de las especialidades locales, sin dejar de lado otras delicias específicas de la región del País Vasco: el jamón ibérico de bellota, cogote de merluza a la bilbaína o el solomillo de vacuno a la plancha.

En general, la mejor manera de probar diferentes recetas españolas es visitando guachinches u otros tipos de restaurantes locales donde podrás paladear un vino exquisito junto a la cena. No importa que la gastronomía sea el objetivo principal de tu viaje o tan solo un acompañamiento a otras intenciones, ya que, en todo caso, serán momentos que quedarán marcados en nuestra memoria.

Un vistazo a Tenerife

El enoturismo: ¿un acompañamiento o el enfoque principal?

En general, España consta de diversas rutas gastronómicas que permiten explorar varios sabores e ingredientes como son el pescado, las tapas, el aceite o la paella. Sin embargo, el área vinícola es especialmente reconocida por la cantidad de viñedos existentes y su calidad.

Tenerife, particularmente, cuenta con varias especies de vides blancas y tintas que nunca han sufrido de alguna plaga o enfermedad de magnitud, por lo que se llegó a conocer al vino de malvasía como el mejor del mundo en el siglo XIX por su dulzor e intenso aroma.

Así, es fácil concluir que una parte fundamental de nuestra travesía (si acaso no es nuestro motivo principal de viaje)  está enfocada a disfrutar de esos placeres simples que nos depara este país europeo, donde la variedad de sabores disponibles en alimentos y bebidas nos maravillará y asombrará cada vez.

El enoturismo